Adornos en el retrovisor: el peligro de obstaculizar la visibilidad